Televisión y Sociedad

 

Hace algunas semanas leía un artículo de Camilo un presentador y comentarista de CNN.  En dicho artículo el periodista se horrorizaba por los comentarios planteados por el actual Director de la Televisión Estatal de España, televisión española.

El señor Director de RTVE planteaba en un discurso, varios puntos con relación a América, que paso a resumirlos.

  1. La conquista de América es el acontecimiento histórico más importante, tras el nacimiento de Cristo.
  2. Los españoles vinieron a América para una misión benévola y fabulosa, evangelizadora y civilizadora.
  3. Lamentar la desaparición del imperio azteca, es como lamentar la derrota y caída de los nazis en la segunda guerra.

 

Que el Director de la televisión educativa de España haga un planteamiento de este tipo nos da a todos una idea del bagaje cultural y la amplitud de mente que tiene este señor.  Si el Director de esta cadena tiene esta mentalidad, cómo será la del común de los telespectadores.

Me vino a la memoria algo que me contó un día Chang Marín.  Decía Chang Marín, que un  dirigente campesino de Veraguas le decía que a los medios había que tomarlos con mucho cuidado como quien agarra una culebra, ya que por lo que hablan te das cuenta que  hay “brutos inteligentes e inteligentes brutos”.  Qué cree usted?

Rebuscando entre los canales del cable me encontré con un canal 5 de ese país y como había un programa en vivo lo dejé, creyendo que era de esos programas de opinión; pero esto parecía un gran aquelarre de brujas en decadencia o lo que es peor, un convite de aves carroñeras, peleándose los despojos de un animal muerto.

Había como seis personas entre “hombres” y mujeres despellejando a cuanto personaje público se enteraran de alguna debilidad o miseria humana por el medio que fuera.

El programa transcurrió toda una tarde y según entendí, se hace todos los días con una buena audiencia y en él se comentó las causales por lo que una de las presentes mandó “para la mierda” a su mamá.  Las causas íntimas de un divorcio y las pruebas de una infidelidad de otro.  A la Pantoja que recién salía de la cárcel la despellejaron y hasta a una difunta rebuscaron entre los asistentes al entierro y entre el mismo féretro de la difunta para hurgar algo de morbo que aún quedara entre los huesos de esa señora.

El programa es un auténtico vómito televisivo y los personajes brincan, saltan y hasta se pelean entre ellos por sus “primicias”, exactamente igual que en una pelea de buitres, por eso yo les llamo “carroñeros sociales”.  Ellos se llaman entre sí “periodistas” y al escuchar comentarios de otros medios que se sienten abochornados por ellos, cuentan  que ganan más que un reportero de guerra.

 

De qué estamos hablando? Desde un sillón del III Mundo solo nos queda aceptar con asco que son muestras de una sociedad decadente y que nuestra televisión no es que esté mejor, sino más atrasada; aunque ellos dicen que vinieron a civilizarnos y aún estamos en deuda por ello.